9. Evolución previsible de los negocios

  La actividad desarrollada por Cintra, tanto en el negocio de autopistas como en el de aparcamientos, se ve directamente influenciada por la evolución de ciertas variables macroeconómicas y por tanto, por la situación económica de cada uno de los mercados en los que opera. Así, tanto el tráfico en la red de carreteras como la demanda de servicios de estacionamiento están directamente correlacionados con el crecimiento económico, mientras que las tarifas que se aplican, suelen estar, como mínimo, indexadas a la inflación.

  Durante el año 2008, la actividad económica mundial ha experimentado una fuerte desaceleración, especialmente significativa e intensa durante la segunda mitad del ejercicio, lo que ha llevado a la mayoría de las economías desarrolladas a entrar en recesión técnica, que se produce al estar dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo.

  Las presiones en los mercados financieros, que comenzaron a surgir en el verano de 2007, se transformaron en una crisis financiera mundial de grandes proporciones en el otoño de 2008, que se ha ido extendiendo a la economía real. El desencadenante de este giro fue el final del ciclo inmobiliario, motivado por el fuerte aumento de los precios y la subida de los tipos de interés, lo que provocó la huida del mercado de los potenciales compradores. Los inversores aumentaron su aversión al riesgo de manera repentina, los mercados se volvieron ilíquidos y comenzó la deflación de activos globales, lo que provocó que la riqueza sobre la que se sustenta el endeudamiento comenzara a entrar en entornos de insostenibilidad. De esta forma, los mercados de crédito se congelaron, los mercados de valores se derrumbaron y comenzó un proceso de insolvencias bancarias que puso en peligro a la totalidad del sistema financiero internacional.

  Ante esta situación, los bancos centrales y los gobiernos de los distintos países han adoptado una serie de medidas encaminadas a resolver el creciente problema de la crisis financiera mediante inyecciones de liquidez, nacionalización parcial de entidades financieras y la utilización de billones de dólares en planes de rescate aplicados por los gobiernos de los Estados Unidos y Europa, así como reuniones multilaterales recientes para resolver las deficiencias de la arquitectura financiera mundial. Aún es muy pronto para juzgar la eficacia de estas medidas, pero constituyen el tipo de soluciones creíbles y contundentes que se necesitaban.

  En Estados Unidos, la actividad económica, durante el año 2008, se ha ido desacelerando de manera intensa, sobre todo durante la segunda mitad del ejercicio, debido, sobre todo, a la corrección en los mercados de la vivienda y bursátil, que han tenido un efecto negativo en los niveles de riqueza y confianza de los individuos, lo que ha provocado la caída del consumo, que es el principal motor de la economía norteamericana. Para el 2009, la mayoría de los pronósticos apuntan a que la economía norteamericana terminará el ejercicio con tasas negativas de crecimiento. El repunte del desempleo, que en 2008 aumentó en más de dos millones y medio de personas, así como las restricciones del crédito, deberían continuar presionando a la baja el consumo de las familias. Por el contrario, habrá que ver cual es el efecto de los planes multimillonarios aprobados para estimular el empleo y la economía de las familias y esperar a ver si la corrección del mercado inmobiliario ha llegado a su fin, lo que podría sentar las bases para una recuperación de la economía en la última parte del año.

Página (1 de 4)Página siguienteÚltima página