11. Información bursátil, autocartera y accionistas principales

  La crisis de los mercados financieros y la reducción en la actividad económica han tenido su reflejo en la evolución de las principales bolsas internacionales, que cerraron el ejercicio 2008 con importantes caídas, convirtiéndose en uno de los peores años de la historia bursátil. Los descensos de los principales índices bursátiles se han situado en niveles cercanos al 40%, siendo las bolsas de Londres y Nueva York las que experimentaron un mejor comportamiento relativo, con caídas próximas al 30%, mientras que la bolsa de Milán fue la que peor lo hizo, ya que perdió casi la mitad de su valor en el año.

  En España, el índice selectivo Ibex-35 terminó el ejercicio en los 9.195,8 puntos, lo que representa una caída del 39,4%, convirtiéndose en el peor ejercicio de su historia y poniendo fin a cinco años consecutivos de ganancias. Sólo uno de los treinta y cinco valores del selectivo evitaron los números rojos mientras que el resto de compañías experimentaron fuertes retrocesos en sus cotizaciones. Las caídas estuvieron lideradas, principalmente, por los sectores de construcción y financiero, lo que refleja el temor de los inversores a los efectos en la actividad inmobiliaria de la crisis económica y las incertidumbres generadas sobre la solvencia de las entidades financieras.

  Por otro lado, la evolución de la bolsa a lo largo del ejercicio ha tenido dos momentos muy diferenciados. Así, durante la primera mitad del año, las bolsas corregían ligeramente ante las perspectivas de un aterrizaje suave de las economías desarrolladas después de un ciclo expansivo prolongado. Sin embargo, la incertidumbre generada ante la solvencia de las instituciones financieras provocada por el efecto de la crisis hipotecaria en Estados Unidos y el temor al contagio de estos efectos negativos a la economía real hacía que la segunda mitad del año tuviese un peor comportamiento. El peor momento del año se alcanzó a finales de octubre con la quiebra de uno de los principales bancos de inversión del mundo. Sin embargo, la rápida actuación de los bancos centrales unido a los diferentes planes de rescate de los gobiernos, permitió una leve recuperación durante la última parte del año que evitó cerrar cerca de los mínimos vistos a finales de octubre y noviembre.

  En este contexto de volatilidad e incertidumbre financiera, Cintra se vio penalizada por la huida de los inversores de las compañías con un elevado nivel de endeudamiento, característico de las compañías de infraestructuras, así como por el descenso del tráfico en alguna de sus autopistas. De esta forma, cerró el ejercicio 2008 en los 5,32€ por acción, con un descenso, incluyendo la ampliación de capital liberada de una acción nueva por cada 20 acciones antiguas, del 45,9%. El precio máximo anual fue de 11,4 euros (equivalente a 10,86 euros/ acción después de la emisión liberada), mientras que el mínimo se situó en los 5,24 euros. A lo largo del año se ha negociado un total de 746,6 millones de acciones, lo que representa una media diaria de 24,3 millones de euros. La capitalización bursátil al final del año era de 3.025 millones de euros.
Página (1 de 8)Página siguienteÚltima página